miércoles, 18 de marzo de 2009

EL ESPÍRITU DE LA PELUCA, 1ª parte

Utilizo muy habitualmente esta expresión, y en realidad creo que muy poca gente sabe a qué me refiero. Pues bien: ya iba tocando que en este blog aclarase algún punto "sensible" del tema. El capítulo de hoy se titula así: cómo vencer la timidez.
Si eres, como yo, alguien a quien no le gusta entrar solo en un local o, si lo hace, prefiere un lugar no demasiado abarrotado de gente -y mucho menos bailando-... necesitas una peluca.
Hace meses, cuando por primera vez visitaba Madrid para conocer a mis compañeros de asociación, me llevaron a un sitio que se ha convertido, desde entonces, en parada fija de todos -o casi todos- mis viajes a la capital. El Bukala.
Recuerdo haber entrado aquel día del brazo de alguien y con cierta reticencia: una calle estrechita, poco conocida; una puerta minúscula; escaleras de bajada... Pero al escuchar los primeros acordes, desapareció el problema. ¡Palito Ortega y su Corazón Contento!
Y así, hasta el infinito. Música de los 60 y 70, fundamentalmente. Algunos grandes temas -ya clásicos, en realidad- de la movida ochentera. Y algún -pocos- éxito de los 90.
Y lo mejor: pelucas para colorear los bailes, camareros acompasados con los movimientos de la gente, y gominolas acompañando las bebidas.
Y entonces, nació el espíritu... Alguien te da una peluca, te la pones no sin cierta vergüenza, te sacan un par de fotos haciendo el tonto, y a la que te das cuenta, estás bailando con un montón de rizos de color rosa en el pelo, muerto de risa, cantando a voz en grito y gesticulando la canción con alguien a quien probablemente no conoces demasiado.
Ya está: has sido poseído por el espíritu de la peluca. El espíritu de la diversión, de la desvergüenza, del buen rollo. Deberíais probarlo.
A partir de aquel día, la música que ambienta el local se convirtió, en mi forma de hablar, en "música de peluca". Otros la llaman "música hortera", pero como soy filóloga y me gustan los matices, reservo la segunda parte de esta reflexión sobre las pelucas para explicaros en qué se diferencian una canción de peluca y una canción hortera.
A ver si Cuchufletas y yo dejamos de discutir por el término...

6 comentarios:

Cuchufletas en Vinagre dijo...

Si las pelucas del Bukala hablaran... la cantidad de cosas que contarían.

Lo más divertido para mí, es ver como cuando llevas a alguien a ese bar durante los primeros 10 minutos está con la boca abierta mirando la decoración y la música. Los siguientes 10 minutos empeiza a reirse... y en los 10 siguientes estará con una peluca afro azul en la cabeza y bailando "desatao". Y luego no hay quien los saque de allí.

Y lo de la "horteridad" es un tema que me encanta y por tanto no quiero dejar de discutir Gusiluz.

Reithor dijo...

Como científico me tocará la tercera parte, la peluca como vector de agentes patógenos...

... Pero ya se sabe, bicho malo nunca muere. Así que yo, al menos, por mi parte no estoy preocupado.

Na, que me alegro de que disfrutes de ciertos matices de la oscura nocturnidad madrileña. ¿Te han llevado a cenar al Gula Gula?

Fernando del Busto dijo...

¿Y no hay fotos?

raskalakabra dijo...

Se uno con la peluca se peluca. Siente el zen horteril . be bakula mai friend....


¿Cuando me llevais?

Salomon dijo...

Fantástico análisis del "Espíritu de la Peluca", aunque más bien diría del "Espíritu de las Pelucas".

La verdad es que el sitio fue descubierto de forma casual tras una reunión de precarios, y fíjate si ha tenido éxito que se ha exportado el "espíritu" allende el río Manzanares.

En cuanto al término "hortera" utilizado para describir la música del Bukala, me parece de lo más desacertado, es música clásica... de ayer, de hoy, de siempre.

Gusiluz dijo...

Vamos por partes, como Jack el Destripador :-p

Cuchufletas, yo creo que la próxima estrategia es hacer fotos del "antes" y el "después". Llevamos a alguien nuevecito al local, le sacamos foto con boca abierta, le sacamos foto empezando a moverse, le sacamos foto con peluca desatao... ¡Muy grande!Y así le pasamos también fotos a Fernando, que se piensa que soy una mujer seria...Pobre

Reithor, te cedo gustosamente un capítulo para que inspecciones todos los agentes patógenos que quieras. Ahora bien, dime qué es eso del Gula Gula, proque como sea algo importante y esta gente no me haya llevao todavía, la voy a armar.

Raskita, te llevaremos, tú tranqui, a ver cómo haces para convertir al Bukala en un centro de Feng Shui pelucoso.

Salomón, gracias por entrar.Allende el Río Manzanares, al menos tirando p'al norte, os agradecemos el descubrimiento. Y nada, si yo estoy de acuerdo en tu análisis musical, así que el próximo post sobre el tema se titulará así "Música de ayer, de hoy, y de siempre" :-D

Ya me callo, ya me callo...